Wizard, el sitio web del Departamento de Inmigración de Canadá

¿Es realmente útil el sitio web del Departamento de Inmigración de Canadá?
Calgary · Publicado el: 17 enero, 2018
Los burócratas del Departamento de Inmigración, Refugio y Ciudadanía de Canadá se reunieron recientemente para evaluar el trabajo que están haciendo, y durante la evaluación, uno de los temas abordados fue el sitio web que tienen, y particularmente el famoso “wizard”, que fue introducido en el año 2012, el cual ha sido presentado al cliente como el lugar donde obtener información y ser guiado para poder hacer su trámite por sí solo, sin la necesidad de contratar los servicios de un consultor o abogado de inmigración.
Cuando el gobierno reintrodujo este sitio web con el nombre de “wizard”, o hechicero, recuerdo que escribí un artículo en el cual dije que el sitio web no era lo suficientemente claro como para que una persona pudiera hacer el trámite por sí sola.
En ese momento hablé de tres casos concretos de personas que habían hecho sus trámites siguiendo las indicaciones del sitio web, y que cada una de ellas fue rechazada por cuestiones que aparentemente no parecían ser muy importantes. Estas personas no solamente perdieron tiempo, el dinero que invirtieron para iniciar este trámite, sino que también una de ellas perdió la oportunidad de aplicar al programa.
Resulta que ahora, en esta reunión, salió a la luz que los mismos oficiales de inmigración encuentran este sitio web sumamente confuso, y eso refrescante para los profesionales que trabajamos en el área de inmigración, porque durante los últimos seis años hemos estado teniendo problemas con este sitio web.
Básicamente el problema principal ha sido que los manuales de procedimiento que se encontraban en el sitio web y que eran la guía para que los oficiales de inmigración pudieran hacer su trabajo, desapareció. Y es lamentable que hayan desaparecido porque en esos manuales de procedimiento no solamente se hablaba de procedimientos en términos de pasos a seguir para procesar un caso, sino que también tenía interpretación de la ley, interpretación de secciones que no eran muy claras para los oficiales y por ende para los consultores, los abogados y los usuarios.
Estos manuales fueron desapareciendo uno por uno, y en su lugar han puesto enlaces hacia distintas páginas web, que en un intento de hacerlo amigable para los consumidores se convirtió realmente en una confusión total. Porque ahora, para poder encontrar toda la información de un programa específico, hay que entrar a muchísimas páginas, hay que saltar de una a otra. Y la información está dividida y desparramada de una forma ilógica, por lo que es muy difícil poder guiarse con este sitio web.
Además, no hay explicaciones legales, y cada uno de los programas y categorías de inmigración se basa en el Acta y los Reglamentos de Inmigración, y al no haber explicaciones, hace que la persona común que no tiene acceso al Acta y los Reglamentos de inmigración cometa errores drásticos que los lleven a un rechazo.
El otro problema de este sitio web es que han estado cambiándolo con mucha frecuencia, por lo que cuando finalmente una persona se acostumbra a usarlo y sabe cómo encontrar la información, lo cambian de nuevo y por tanto hay que comenzar de cero nuevamente para tratar de entender cómo funciona.
En esta reunión los oficiales de inmigración confirmaron que ellos mismos encontraban el sitio web sumamente confuso para trabajar con el. Esto obviamente implica problemas serios para los usuarios.
Por ejemplo, cuando una persona hace su trámite como trabajador calificado, la ley requiere que haya trabajado en cierta ocupación y que haya desarrollado las funciones principales para dicha ocupación de acuerdo con los estándares canadiense. Pero en ningún lugar le dicen a la persona cómo tiene que demostrar que ha desarrollado dichas funciones.
La sección de ley que dice cuáles son los requisitos mínimos para ser considerado trabajador calificado no aparece en el sitio web, y tampoco aparece una explicación de cómo probar que la persona ha desarrollado el trabajo. 
Entonces una persona puede mandar una carta de empleo diciendo “la señora Vilma Filici es Consultora de Inmigración, gana tanto dinero y esta trabajando de tal fecha a tal fecha”. Pero resulta que una carta de estas no es suficiente ya que no demuestra que la persona ha desarrollado las funciones principales de un consultor de inmigración de acuerdo con los estándares canadienses.
En este sentido, a menos que la carta diga: “es una consultora de inmigración, en su trabajo tiene que entrevistar a los clientes para determinar cuál es el mejor programa para que ellos puedan calificar, tiene que asegurarse que la persona cumpla con los requisitos legales chequeando la ley de inmigración canadiense, tiene que llenar formularios, etc.”, la carta no sirve, porque el oficial de inmigración no va a poder determinar que esta persona en realidad cumple con los requisitos para esa profesión y por lo tanto la tiene que rechazar.
Otra sección de ley sobre los trabajadores calificados dice que la persona tiene que poner en un rectangulito que aparece en el formulario el código que da el Departamento de Recursos Humanos para la ocupación específica, pero en ningún lado en el sitio web aparece esta información, por lo que el usuario llena su solicitud y deja ese rectangulito en blanco. Esta solicitud va a ser rechazada porque no está cumpliendo con los requisitos del programa.
Así, en cada uno de los programas hay requisitos muy específicos, y si la persona no los cumple, aunque parezcan tontos, es motivo para que le rechacen el caso. Y una vez que la solicitud le es rechazada, lo único que el usuario puede hacer es presentar una apelación ante la Corte Federal, pero si no ha habido un error legal de parte del oficial de inmigración, no van a ganar el caso. Porque la responsabilidad recae en el usuario, dado que no cumplió con los requisitos legales de la ley de inmigración, y por tanto la decisión de rechazo tomada es legal.
Así, la persona tiene que comenzar el trámite de nuevo. Pero en muchos casos no lo puede hacer porque, por ejemplo, puede tener un puntaje más bajo la segunda vez que este aplicando dado que cumplió años y pierde puntos por la edad, etc. Hacer una solicitud por segunda vez puede causar muchos problemas.
Yo espero es que estas entrevistas y discusiones que han tenido en el Ministerio de Inmigración con los oficiales de inmigración les sirva para darse cuenta de que deben sentarse también con las personas que usan el sistema, es decir con los consultores, los abogados y el público usuario. Junto a ellos deben hacer un estudio para ver dónde está fallando el sistema y arreglarlo. 
Simultáneamente, deberían dejar de decir que las personas no necesitan asesoría legal dado que existe este sitio web, porque, aunque lo arreglen y lo hagan mucho más amigable, la realidad es que las categorías de inmigración se basan en la ley, y si la persona no conoce los procedimientos legales, no importa cuántas páginas web revise, no va a poder entender lo que está haciendo y por lo tanto va a tener problemas para procesar un caso efectivamente.
También te puede interesar:

Inmigrando a Canadá

Vilma Filici

Vilma Filici, es una renombrada especialista con más de 30 años de experiencia en el rubro de Inmigración. A través de este blog, la asesora ofrecerá noticias y artículos de interés sobre este importante tema para nuestra comunidad. Puedes contactarte al correo [email protected]

Publicaciones recientes
Newsletter
Recibe Noticias de la Comunidad Hispana a tu correo electrónico
Quiero recibir: Resumen semanal Promociones para anunciantes
Hispano City Calgary is part of the Hispano City™ Network.
Otras Webs en Hispano City CONTACT ADVERTISE
© Copyright 2018 Hispano City™. All rights reserved.