X
¿Qué estás buscando?

¿Necesito un consultor para inmigrar a Canadá?

Canadá creó varios mecanismos para denunciar a personas o empresas que cometan fraudes migratorios
Calgary · Publicado el: 14 mayo, 2020

Cuan­do ha­ce­mos even­tos vir­tua­les o cuan­do pu­bli­ca­mos ar­tícu­los hay una pre­gun­ta re­cu­rren­te, y es si esta o aque­lla ofer­ta que apa­re­ce en in­ter­net es ve­rí­di­ca, si lo que di­cen en este o aquel blog es cier­to y aun al­gu­nos me han pre­gun­ta­do por la le­gi­ti­mi­dad de Pa­la­cio Im­mi­gra­tion y la de mi li­cen­cia de con­sul­to­ra de in­mi­gra­ción. Es­tos co­men­ta­rios son ab­so­lu­ta­men­te vá­li­dos y res­pe­ta­bles, es­pe­cial­men­te por­que en mu­chos ca­sos vie­nen de ex­pe­rien­cias pre­vias en las que o bien la per­so­na que lo hace o sus co­no­ci­dos han sido o es­tu­vie­ron a pun­to de ser víc­ti­mas de frau­de.

El go­bierno ca­na­dien­se y el Con­se­jo de Con­sul­to­res de In­mi­gra­ción Cer­ti­fi­ca­dos de Ca­na­dá (IC­CRC – In­mi­gra­ción Con­sul­tants of Ca­na­da Re­gu­la­tory Coun­cil) se to­man muy en se­rio este asun­to. Mar­zo ha sido de­sig­na­do el mes “anti-frau­de” en In­mi­gra­ción Ca­na­dá y aun­que Mar­zo ya paso, el tema es tan re­cu­rren­te que vale la pena re­to­mar­lo.

El go­bierno de Ca­na­dá ha dis­pues­to de va­rios me­ca­nis­mos para la de­nun­cia de cual­quier em­pre­sa o per­so­na que in­ten­te en­ga­ñar a per­so­nas en te­mas mi­gra­to­rios. Quien co­noz­ca un caso es­pe­cí­fi­co de frau­de, pue­de de­nun­ciar­lo en el te­lé­fono 1-888-502-9060 o a tra­vés del si­guien­te co­rreo elec­tró­ni­co: ci­ti­zens­[email protected].

Por otro lado, vale la pena tam­bién ha­cer én­fa­sis des­de este blog en que cual­quier per­so­na que desee emi­grar a Ca­na­dá pue­de ha­cer­lo por sí mis­ma o pue­de con­tra­tar los ser­vi­cios de re­pre­sen­ta­ción de un abo­ga­do o los de un con­sul­tor de in­mi­gra­ción cer­ti­fi­ca­do. Para quie­nes quie­ren ha­cer­lo di­rec­ta­men­te, el me­jor con­se­jo que po­de­mos dar­les es que bus­quen la in­for­ma­ción di­rec­ta­men­te so­bre las fuen­tes ofi­cia­les. Los si­tios web del go­bierno don­de pue­den en­con­trar toda la in­for­mación que ne­ce­si­tan son:

www.cic.gc.ca
www.cbsa-asfc.gc.ca
www.ca­na­da.ca/​en/​em­ploy­ment-so­cial-de­ve­lop­ment.html
www.jus­ti­ce.gc.ca
www.ca­na­da.ca

Di­cho lo an­te­rior, ¿cuál es la ra­zón en­ton­ces para con­tra­tar los ser­vi­cios de un con­sul­tor o de un abo­ga­do? o, ¿por qué exis­ti­mos los con­sul­to­res y los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción?

Na­ve­gan­do en in­ter­net o vi­si­tan­do You­tu­be se pue­den en­con­trar co­sas ma­ra­vi­llo­sas, por ejem­plo, hay cen­te­na­res de tu­to­ria­les que su­man mi­les de ho­ras de ví­deos in­di­can­do cómo cam­biar y re­pa­rar el mo­tor de un ca­rro. Hay otros mi­les que en­se­ñan cómo aten­der un par­to en casa, sin ne­ce­si­dad de asis­tir a un hos­pi­tal. Uno de los que per­so­nal­men­te me ha lla­ma­do la aten­ción es un ví­deo de 7:23 mi­nu­tos, que tie­ne mi­les de vi­si­tas en You­tu­be, que en­se­ña cómo cons­truir TU PRO­PIA CASA. Pero aun así, es­tan­do la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble para to­dos y sin cos­to, hay mi­les de per­so­nas que cada día pre­fie­ren con­fiar su ca­rro a un me­cá­ni­co, su par­to a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta y la cons­truc­ción de su casa a un pro­fe­sio­nal con ex­pe­rien­cia.

De la mis­ma ma­ne­ra que su­ce­de en las si­tua­cio­nes an­tes men­cio­na­das, la de­ci­sión de emi­grar a un país como Ca­na­dá uti­li­zan­do o no un con­sul­tor de in­mi­gra­ción, es 100% per­so­nal, cada per­so­na que toma la de­ci­sión de emi­grar sabe el tiem­po del que dis­po­ne para in­ves­ti­gar y ase­gu­rar­se de que el ca­mino que tome es el co­rrec­to y co­no­ce tam­bién el mar­gen de error que se per­mi­te en este nue­vo pro­yec­to, en esta nue­va eta­pa de su vida.

La pro­fe­sión de con­sul­to­ría de In­mi­gra­ción se ha vis­to man­cha­da por las mis­mas per­so­nas y em­pre­sas que usan­do un tí­tu­lo que no les co­rres­pon­de y ca­re­cien­do aún más de los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios para ha­cer­se lla­mar con­sul­to­res han es­ta­fa­do a mu­chos, po­nien­do en en­tre­di­cho la éti­ca de los casi 4500 pro­fe­sio­na­les que nos es­me­ra­mos cada día por cum­plir con los es­tán­da­res de co­no­ci­mien­to exi­gi­dos por nues­tro re­gu­la­dor y por el go­bierno Ca­na­dien­se y que lle­va­mos la éti­ca de la pro­fe­sión en­gra­na­da en los va­lo­res per­so­na­les.

Así que, no solo los in­vi­to a que de­nun­cien ofi­cial­men­te a quie­nes no cum­plen con las re­gu­la­cio­nes de la pro­fe­sión y a quie­nes no ha­cen par­te de la pro­fe­sión, pero se ha­cen lla­mar con­sul­to­res; sino a que co­noz­can qué es lo que ha­ce­mos, cuá­les son nues­tras fun­cio­nes y nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des como con­sul­to­res de in­mi­gra­ción cer­ti­fi­ca­dos.


Lee también: ¿Qué tanto inglés necesito saber para inmigrar a Canadá? Cómo sacar 9 en conversación en el CELPIP


Para em­pe­zar, la la­bor nues­tra como con­sul­to­res de in­mi­gra­ción no es la de lle­nar for­mu­la­rios, es la de en­tre­la­zar los pro­gra­mas de in­mi­gra­ción tra­zan­do una es­tra­te­gia, paso a paso, que le per­mi­ta a cada can­di­da­to al­can­zar su ob­je­ti­vo de emi­grar a este país. Bien sea que esta es­tra­te­gia sea para ayu­dar­los a dar cada paso so­bre te­rreno fir­me, con el me­nor nú­me­ro de so­bre­sal­tos po­si­ble; o ayu­dar­les a sa­lir de las are­nas mo­ve­di­zas en las que han caí­do. Es­tu­diar no es la res­pues­ta para to­dos los ca­sos como tam­po­co lo es con­se­guir una ofer­ta de tra­ba­jo en Ca­na­dá, de he­cho, es­tu­diar y tra­ba­jar al mis­mo tiem­po po­dría, in­clu­so, no ser su­fi­cien­te para quie­nes bus­can en un fu­tu­ro ser re­si­den­tes per­ma­nen­tes de Ca­na­dá.

Den­tro de las 3 cla­ses de in­mi­gra­ción que tie­ne Ca­na­dá: Fa­mi­lia, Hu­ma­ni­ta­ria y Eco­nó­mi­ca, la eco­nó­mi­ca apor­ta cer­ca del 70% de los nue­vos in­mi­gran­tes. Den­tro de esta ca­te­go­ría te­ne­mos pro­gra­mas Fe­de­ra­les, Pro­vin­cia­les, Ru­ra­les y pi­lo­tos; que su­ma­dos pue­den ser cer­ca de 100 ca­te­go­rías. Por tan­to, la res­pues­ta a qué se tie­ne que ha­cer para po­der cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos que per­mi­tan emi­grar, está, ÚNICA y EX­CLU­SI­VA­MEN­TE, en el aná­li­sis in­di­vi­dual del per­fil per­so­nal y pro­fe­sio­nal y con más fre­cuen­cia de la que mu­chos po­drían pen­sar re­quie­re ade­más de una pre­pa­ra­ción mi­nu­cio­sa del per­fil en tér­mi­nos de tiem­pos, co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia para que ese per­fil pue­da lle­gar a ser uno de los “me­jo­res de los me­jo­res” en un lap­so de tiem­po es­pe­cí­fi­co y po­der así al­can­zar el ob­je­ti­vo fi­nal: re­si­den­cia en Ca­na­dá y ciu­da­da­nía en un fu­tu­ro. Este es, en re­su­men, el acom­pa­ña­mien­to que se pue­de es­pe­rar de los con­sul­to­res de in­mi­gra­ción cer­ti­fi­ca­dos, de he­cho es la ra­zón prin­ci­pal de nues­tro exis­tir en PA­LA­CIO IM­MI­GRA­TION.

Como nota fi­nal, quie­nes en­cuen­tren anun­cios en in­ter­net, vi­deos en you­tu­be, co­men­ta­rios en Fa­ce­book o Ins­ta­gram que ofrez­can ayu­da para emi­grar a Ca­na­dá, ase­gú­ren­se que quien pu­bli­que esos anun­cios sea un CON­SUL­TOR CER­TI­FI­CA­DO por el Go­bierno de Ca­na­dá, ve­ri­fi­car esta in­for­ma­ción es sen­ci­llo, bus­can­do en Goo­gle RCIC- IC­CRC lle­ga­rán di­rec­ta­men­te a la pá­gi­na del cuer­po re­gu­la­dor de Con­sul­to­res de in­mi­gra­ción y allí, ya sea con el nom­bre o con el ape­lli­do de la per­so­na po­drán en­con­trar su nú­me­ro de li­cen­cia. Úni­ca­men­te quie­nes es­ta­mos en esta lis­ta po­de­mos lla­mar­nos Con­sul­to­res Cer­ti­fi­ca­dos. A los abo­ga­dos pue­den bus­car­los en cada una de las ba­rras de abo­ga­dos de Ca­na­dá, ellos tam­bién es­tán re­gu­la­dos y tie­ne las lis­tas de quie­nes pue­den usar el tí­tu­lo.

Sea la de­ci­sión que sea que to­men, tra­ba­jar por su cuen­ta o con­tra­tar un con­sul­tor o abo­ga­do para in­mi­grar a Ca­na­dá, tan­to mi equi­po como yo les desea­mos los ma­yo­res éxi­tos y des­de ya les da­mos la más ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da a Ca­na­dá. Des­pués de todo, solo 340,000 per­so­nas al año, los me­jo­res de los me­jo­res, de las va­rias de­ce­nas de mi­llo­nes de in­tere­sa­dos, son se­lec­cio­na­dos como re­si­den­tes per­ma­nen­tes de este país, que año con­tra año es ga­lar­do­na­do como uno de los me­jo­res paí­ses del mun­do para vi­vir. ¡Si tú es­tás en esa lis­ta es por­que de­fi­ni­ti­va­men­te te lo me­re­ces! Y si no es­tás en ella, ¡po­de­mos ayu­dar­te a es­tar­lo!

Clau­dia Pa­la­cio, RCIC
Li­cen­cia de Con­sul­to­ra de In­mi­gra­ción Ca­na­dá IC­CRC R416911
Di­rec­to­ra
PA­LA­CIO IM­MI­GRA­TION


¿Tienes mayores dudas? Puedes contactar a Claudia Palacio, de Palacio Immigration Consulting, experta en migración con años de experiencia y casos exitosos. No dejes que nada se interponga entre tú y tus sueños. Ingresa acá y conoce cómo puedes asesorarte con ella directamente.

(Fotos: freepik / master1305 / rawpixel.com)

Inmigración a Canadá

Claudia Palacio

Claudia Palacio es una asesora certificada de inmigración canadiense, que se encargará de informarnos sobre las últimas leyes y resolver tus dudas sobre inmigración a Canadá. Puedes contactarte con la asesora a través del correo [email protected]

Más en Inmigración a Canadá

Publicaciones recientes
Newsletter
Recibe Noticias de la Comunidad Hispana a tu correo electrónico [mc4wp_form id="649"]
Hispano City Calgary is part of the Hispano City™ Network.
Otras Webs en Hispano City CONTACT ADVERTISE
© Copyright 2019 Hispano City™. All rights reserved. Terms of Use. We respect your Privacy